Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, la oveja negra de la saga

En noviembre de 2001 sale a la venta la continuación de uno de los éxitos indiscutibles de la Play Station: Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, con un desarrollo impecable a nivel gráfico y sonoro, gracias al trabajo de Konami y Harry Gregson-Williams y a la trama y guión de Hideo Kojima.

La aventura nos permite utilizar nuevamente al agente Solid Snake, pero solo por algunos momentos, ya que el protagonismo del juego recae esta vez en un nuevo personaje, Rayden, y deberá luchar contra una conspiración que a cada paso va haciéndose más y más intrincada, como nos demostraba el primer juego.

fotometalgearsolid2-substance

Gráficamente el nivel alcanzado en este segundo título, que salió al poco tiempo de vida de la Play Station 2, es impresionante. Con un detallismo muy superior al de la primera entrega y con nuevas armas, mecánicas más interesantes y un escenario a explorar aún más complejo y extenso.

La historia transcurre unos años después del Metal Gear Solid. Debido a diferentes causas, cualquier grupo guerrillero tiene a su alcance la posibilidad de construir un Metal Gear, por lo cuál Solid Snake y Otacon se encuentran trabajando para un organización que se opone férreamente a estos artilugios.

Un barco de la Marina está transportando un nuevo modelo, desarrollado para poner fin a la amenaza de todos los otros Metal Gear, así que Solid Snake se introduce en el buque pero algo sale mal.

La acción nos transporta a unos cuantos años más adelante, con una nueva instalación depuradora de agua creada para detener la contaminación creada por el hundimiento del buque, y las cosas siguen complicadas. Un grupo terrorista ha secuestrado al presidente de los Estados Unidos y el nuevo grupo Fox, y su agente Raiden, debe introducirse en el complejo Big Shell y descubrir que está sucediendo.

Vía: Meristation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *