Castlevania: Portrait of Ruin, la nueva batalla contra Drácula

Castlevania: Portrait of Ruin es la continuación de uno de los juegos más exitosos de la extensa serie de Konami, Castlevania: Bloodlines y aparece en la consola portátil Nintendo DS.

Esta nueva entrega también se desarrolla en el universo cronológico de los anteriores, en esta oportunidad en 1944 durante plena Segunda Guerra Mundial, e introduce nuevos personajes en la historia que tendrán una estrecha relación con los miembros del clan Belmont, quienes desde los primeros títulos están combatiendo en reiteradas ocasiones contra el vampiro inmortal, Drácula.

El juego respeta las premisas de la saga, ofreciendo un experiencia de acción y plataformas que se adecua de manera excelente a las capacidades y coloridos de la Nintendo DS.

Una de las novedades del título, además de los dos nuevos personajes que son Jonathan Morris y Charlotte Aulin, es el modo en que debemos manejar a ambos jugadores en distintas situaciones, para lograr combinar sus movimientos y superar algunos de los acertijos y pruebas que pueblan los diferentes escenarios.

También existe la posibilidad de realizar un ataque especial combinado, llamado Dual Crush, que debemos aprender a dominar dado que es un gran aliado contra enemigos poderosos.

A través de una serie de pinturas esparcidas por el castillo nos veremos transportados a nuevas locaciones, como desiertos y pirámides de corte egipcio o pequeños pueblos ingleses.

Los diferentes mounstros contra los que nos enfrentamos son archivados en un bestiario al que podemos acceder para aprender más sobre las criaturas que habitan el universo Castlevania.

Como en otros juegos de la saga, Portrait of Ruin posee dos finales diferentes, en base a las acciones que realizamos a lo largo del título. En caso de conseguir el final “malo”, una pantalla de Game Over aparece a poco de terminar con el jefe final. El otro final, considerado el canónico, permite continuar explorando algunas habitaciones del castillo de Drácula y termina completando los diferentes objetivos que llevan a los personajes en su periplo, tras ese final sí se muestran los créditos y la pantalla tan preciada, “The End”.

Vía: Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *