Batman: Arkham Origins cada día más cerca

La saga de Batman Arkham, genera cada vez más expectativas después de los dos primeros títulos que gozaban de una gran calidad audiovisual y jugable. Después de Asylum y City llega Arkham Origins, un nuevo viaje a lo más oscuro de Ciudad Gótica para ayudar a Batman en su enfrentamiento contra algunos de los villanos más emblemáticos de DC Comics.

Arkham Origins es una precuela del Arkham Asylum y, nos muestra los principios de Batman como vigilante de Ciudad Gótica. 8 asesinos despiadados están en busca de la cabeza del hombre murciélago y, durante el juego tendremos que enfrentarnos a todo tipo de amenazas, representadas tanto en bandas de criminales como en planes para quitarnos la vida, que solamente podremos desbaratar utilizando habilidad, tecnología y movimientos sorprendentes, pero no solo tenemos que evadir a los criminales.

Batman Arkham Origins

Al ser nuestras primeras aventuras como personaje de Ciudad Gótica, las fuerzas del orden también serán enemigas porque desconfían de nuestras intenciones, esto garantiza variedad en las misiones y nuevas formas de juego en uno de los títulos más esperados de PS3, Xbox 360 y Nintendo Wii U.

Máscara Negra y los 8 asesinos

Nuestro enemigo principal será Máscara Negra, un criminal de la mafia que tiene bajo su control a los 8 asesinos más despiadados de Ciudad Gótica. Batman recién inicia sus aventuras como héroe de la ciudad y tendrá que enfrentarse a la policía corrupta, así como a cientos de criminales que van apareciendo en la ciudad.

A nivel jugable nos encontraremos con un título bastante similar a lo que venimos viendo en la saga, con peleas cuerpo a cuerpo, gran variedad de gadgets tecnológicos y peleas contra jefes especiales y muchos enemigos tradicionales.

Batman Arkham Origins

Pero el argumento se vuelve más oscuro. Las fuerzas del orden no son nuestras aliadas y lejos de ser un héroe con gran conocimiento sobre sus rivales, Batman debe enfrentarse en solitario a una ciudad donde abunda la violencia, la muerte y la corrupción.

Vía: IGN