Análisis Final Fantasy XII

Final Fantasy XII es la segunda entrega de la saga para Play Station 2, sin contar con la “secuela” musical de Final Fantasy X, y el intento MMORPG que es Final Fantasy XI. Y para despedirse de una consola que aún hoy continua dando que hablar con algunos juegos de gran calidad (Rogue Galaxy, Persona 3), Final Fantasy XII presenta una historia soberbia, gráficos espectaculares y una jugabilidad nueva que le ofrece frescura a la saga y a la vez respeta muchos lineamientos para los fanáticos más acérrimos.

Entre las novedades de jugabilidad que ofrece el juego podemos ver que las batallas ya no se desarrollan en escenarios separados, con la escena de transición característica de la serie, sino que veremos a los mounstros en el mismo terreno que estamos explorando. Además está el sistema de Gambitos, que permite controlar las acciones de nuestros compañeros de equipo sin necesidad de ordenarles directamente, con un sistema de acciones que se realizan automáticamente al cumplir determinados requisitos (Curar cuando el HP está debajo del 50% por ejemplo).

El regreso de otras características indispensables, como Chocobos, invocaciones y aeronaves diversas, así como un personaje con el nombre de Cid y una historia que atrapa desde el principio con giros argumentales, personajes carismáticos y mucha seriedad.

En esta oportunidad el equipo de desarrollo de Final Fantasy XII no tuvo a algunos clásicos como Nobuo Uematsu y Yoshitaka Amano, dando lugar a otros grandes artistas de Square Enix que ya habían trabajado en otra joya de gran importancia para el mundo rolero que fue Vagrant Story (PS One, 2000) y eso se nota ya que desde el mundo, llamado Ivalice, hasta el diseño de personajes guarda mayor relación con ese título que con las entregas de Final Fantasy.

El equipo de trabajo fue compuesto por Yasumi Matsuno (diseños), Akihiko Yoshida (artista), Hitoshi Sakimoto (componiendo las piezas musicales), Daisuke Watanabe (con los guiones).

La historia de piratas del cielo, reinos en guerra, tramas políticas y tragedia llega a nuestras PS2 para ofrecernos el juego de rol más brillante de la consola y la última entrega para la vieja generación.

Vía: UltimaGame