The Witness y FEZ, dos propuestas indies para 2012

FEZ y The Witness son dos juegos muy esperados para 2012 que destacan por un planteamiento sencillo y un apartado gráfico minimalista, el primero es un juego de plataformas con reminiscencias de Nebulus y el segundo una propuesta de puzzles del creador del fantástico Braid.

Xbox Live Arcade y la unión de 2D y 3D

La aventura de FEZ, cuyo nombre deriva del gorro y la ciudad típica de Marruecos, nos invita a recorrer diferentes escenarios en un título de plataformas de ambientación 3D pero con un personaje y perspectiva en 2D donde lo más importante para resolver cada pantalla será la perspectiva.

Como en todo buen juego de plataformas, en FEZ tendremos que correr, saltar y trepar, pero el agregado que cambia la jugabilidad totalmente es el de rotación, ya que para poder sortear diferentes obstáculos en cada pantalla nos veremos obligados a rotar el escenario para descubrir el mejor camino hacia nuestro objetivo.

El planteamiento 2D también se ve en sus posibilidades de rotación, no podemos libremente mover la cámara por el escenario, tenemos cuatro posiciones fijas, y con eso nos bastará para investigar los caminos y avanzar en uno de los juegos más divertidos de 2012 en materia de plataformas y aventura.

Pensado para descarga digital desde Xbox Live Arcade, FEZ tendrá más de 150 niveles y decenas de tesoros y secretos ocultos para investigar a fondo cada escenario.

The Witness, de los creadores de Braid

Una perspectiva en primera persona y un desarrollo de aventura y puzzles convierten a The Witness en un título que de buenas a primeras será comparado con la típica saga de aventuras gráficas Myst, pero detrás de su creación está Jonathan Blow así que podemos esperar uno de los juegos independientes más interesantes de 2012.

Creador de la joya llamada Braid, Blow ahora nos trae un recorrido por increíbles escenarios naturales donde iremos resolviendo puzzles para descubrir las razones de la ausencia de vida en el mundo.

Empezamos en un corredor oscuro y a poco de abrir una puerta nos encontramos con unos escenarios de diseño exquisito, sencillos y minimalistas, nada recargado, pero totalmente vacíos de vida. Mientras avanzamos, podemos detener la acción y mover un cursor por la pantalla para interactuar con los objetos y así resolver puzzles y esperar la señal que indica que una puerta se ha abierto, y así continuar avanzando.

Las pistas de la historia se van dando a través de mensajes de audio y la isla donde se desarrolla The Witness está dividida en diferentes sectores bien marcados, a medida que nos exploremos nos iremos encontrando con propuestas de mayor o menor dificultad, pero siempre divertidas y muy sorprendentes desde el planteamiento jugable.

Vía: The-Witness