Mortal Kombat, el principio de un estilo de pelea

La saga Mortal Kombat fue la respuesta directa del mercado Occidental a los juegos de pelea con personajes estilo animé que pululaban en salones arcade (King of Fighters, Street Fighters, Fatal Fury).

Creada por John Tobias y Ed Boon, el aspecto gráfico de Mortal Kombat, desde su primer título y hasta el tercero, constaba de personajes reales cuyos movimientos eran captados y digitalizados para dar vida a alguno de los peleadores del torneo más sangriento de los video juegos.

Una de las principales novedades que introducía, allá por 1992, era el de golpes finales que realmente esparcían sangre y partes del cuerpo por la pantalla, nos referimos a las famosas Fatalities.

Estos golpes, que variaban desde decapitaciones hasta lanzamientos a camas de pinches y a congelar y partir en pedazos al oponente, le ganaron una fama oscura al título, y es una de las causas responsables de la clasificación por edades de los juegos, un sistema que comenzó en 1994.

El primer juego, desarrollado por Midway, permite jugar con una serie de personajes que luego serían recurrentes en la saga, como Liu Kang, Sonya Blade, Radien, Sub-Zero, Scorpion y Kano, y jefes finales como Goro y Shang Tsung.

Mortal Kombat permitía combos con personaje digitalizados que realmente no desentonaban con el aspecto gráfico del juego, Fatalities que impulsaban el deseo morboso de acabar con nuestro oponente, escenas de bonus donde romper tablas, piedas o diamantes y ganar mayor puntuación, un personaje oculto, Reptile, y mucha sangre.

La saga comenzó a decaer a partir de la cuarta entrega, pero esta tratando de resurgir y la verdad es que rememorando títulos como los primeros tres que componen la saga, se entiende el deseo de resurgir de una concepción de la lucha tan sangrienta.

Yo personalmente recuerdo tardes enteras peleando con mi hermano menor al grito de “no vale acorralar” y luchando realmente sin cuartel.

Vía: Wikipedia