Metal Gear Solid: Snake Eater 3DS, una remake de lujo

Sin dudas, uno de los juegos más esperados de 2012 fue Metal Gear Solid: Snake Eater 3D, la remake para la consola Nintendo 3DS, de uno de los títulos más divertidos y sorprendentes de PlayStation 2.

Desde 2004 a la fecha han pasado más de 7 años, y Konami puso en marcha una remake que conserva gran parte de los encantos del original y se adapta de manera brillante a la singular propuesta jugable de la portátil con gráficos tridimensionales.

La historia de Jack, el primer soldado en utilizar el clásico sobrenombre de Snake, y el desarrollo de un arma de destrucción masiva llamada Metal Gear en el plano de la Guerra Fría sirve como telón de fondo para una aventura de acción y espionaje de gran calidad, y adaptada con gran acierto a la 3DS.

Infiltración y tensión en la selva

El personaje empieza la aventura en una selva, ayudado solamente a través de un sistema de radio que le permite comunicarse con su jefe, el Mayor Zero, y otros especialistas en armas y medicina, como es el caso de Para-Medic.

Snake Eater 3D fue uno de los juegos más esperados de 2012 y finalmente llego a 3DS el pasado 8 de marzo, y desde entonces la aventura de acción e infiltración ha vuelto a los primeros puestos en foros tanto por la dificultad de algunos de sus tramos, como por las excelentes críticas recibidas por el apartado técnico.

Camuflaje, peleas, acción, armas y una trama de conflictos bélicos, conspiraciones y política digna de cualquier película de Jack Ryan. Una vez más la saga de Hideo Kojima alcanza los primeros puestos y esta vez con una remake para consola portátil que no hace más que demostrar que un buen juego puede prescindir de algunas de sus características técnicas, pero nunca de una buena historia y una mecánica jugable adictiva.

Vía: 3DJuegos