Doom, análisis a fondo de un clásico FPS (I)

Hoy en día el género de los first person shooters es uno de los más populares, junto a los títulos de acción en tercera persona, y para entender gran parte de este fenómeno hay que hablar de algunos juegos que hicieron historia en años donde el apartado gráfico no era tan importante.

Doom es una saga que sin lugar a dudas despierta recuerdos en los jugadores nuevos y viejos, ya que ha llegado hasta nuestros días a través de mods (modificaciones realizadas por fanáticos,) o nuevas entregas. Nuestro análisis exhaustivo nos llevará a recorrer las características que lo hicieron único, y lo transformaron en un clásico inolvidable en la industria de los videojuegos.

La saga creada por id Software es considerada una de las pioneras en el género de los first person shooters. El uso de gráficos en 3 dimensiones, la espacialidad que realmente captaba las dichas 3D y un modo para múltiples jugadores en red, cosas que hoy parecen cotidianas pero que en su momento supieron innovar y Doom era responsable de todas ellas.

El Doom original vio la luz en 1993 y fue un juego no solo innovador, sino también polémico. Los escenarios estaban repletos de imaginería satánica y demonios, además de ser muy sangriento para los cánones de la época, y resulto el blanco de críticas y rumores de todo tipo.

El juego original corría en los sistemas DOS y Windows, pero finalmente fue tan exitoso que se crearon múltiples ports (versiones específicas) que elevaron el juego a la cifra de 10.000.000 de usuarios, y aún hoy sigue siendo un título visitado por los amantes del género.

Tras el éxito del primer Doom sobrevino la secuela, Doom II: Hell on Earth donde continuábamos explorando una trama de ciencia ficción, portales dimensionales y demonios que invaden el planeta, a la vez que exploramos amplios escenarios y luchamos contra centenares de figuras demoníacas.

Varias armas distintas, escenarios y demonios convirtieron a la secuela en una excelente forma de continuar el éxito del primer juego, pero el Doom original seguiría siendo el más exitoso.

La saga continuo explorando nuevas formas de la industria del videojuego, tanto que una versión llamada Final Doom (de la que hablaremos en nuestra segunda parte de este análisis de Doom) es en realidad la combinación de dos proyectos de fanáticos del juego. Doom hizo escuela, y lo sigue demostrando.

Vía: GAMESPOT