Devil May Cry 4

Devil May Cry 4 llega a las dos consolas más potentes de la nueva generación para seguir dando aquello que caracteriza a la saga desde sus principios: decenas de demonios a los que derrotar, jefes de pantalla de tamaños descomunales y no uno, sino dos personajes con mucha confianza en si mismos y una cuota muy gran de cinismo.

El trío compuesto por Hiroyuki Kobayashi, Hideaki Itsuno y Yuji Shimomura se encarga de traernos nuevamente a Dante, el personaje principal de las tres entregas anteriores de la saga, con aún más armamentos extraños, sus diferentes estilos de pelea y una actitud, si se puede, más peleadora. Por otro lado, la innovación en la saga, que ya venía sufriendo de excesiva dificultad y repetición en los conceptos, aunque una buena trama siempre sustentaba la continuidad, gracias a Nero y su Devil Bringer (un brazo endemoniado que hará las delicias de los jugadores con combos espectaculares y un estilo de pelea propio) se encargan de darle el soplo de aire fresco que la saga reclamaba.

El gameplay del juego respeta las pautas de las entregas anteriores: jugaremos en diferentes niveles, llamados “Misiones”, resolviendo algunos acertijos, recogiendo ítems y peleando contra los enemigos para luego recibir una puntuación, tan típica en los juegos de CAPCOM, que oscila entre una D y una S. La novedad se encuentra en los denominados “Puntos de Estilo” que el jugador buscará conseguir en base a determinadas combinaciones de golpe, matar a tantos enemigos en menos tiempo y otros retos que se irán anunciando a medida que se completen, premiando al jugador con una mejor puntuación y ese orgullo personal de haber descubierto una manera de combinar los ataques mejor que la simple de machacar botones.

La historia del juego gira en torno a una organización llamada “La Orden de la Espada” que adora al padre de Dante, Sparda, pero que por alguna misteriosa razón es atacada por el hijo de su dios supremo. La primera escena de video, una pelea espectacular entre un Dante que acaba de asesinar a un miembro de la Orden, y un Nero que le presenta batalla, es soberbia.

Las diferencias a nivel gráfico entre las versiones de Xbox 360, PC y PS3 son mínimas ya que el equipo de desarrollo trabajo en los tres proyectos llevando al máximo la capacidad de las consolas para no presentar ninguna diferencia importante. Quizás son los gráficos en la PS3 un poco más nítidos y existen algunos escenarios que a la distancia se aprecian mejor en la Xbox 360, pero son cuestiones muy puntuales que no hacen a la experiencia total del juego.

Devil May Cry 4 es un gran exponente del género de acción en tercera persona de la nueva generación.

Vía: PlayStation3Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *