Análisis de Tales of Phantasia 1/2

En diciembre de 1995 la Super Nintendo de 16 bits recibe un juego que cambiaría la historia de los RPGs, se trata de la primera aventura de la serie Tales, y su éxito se debe principalmente a un cuidado aspecto gráfico, una jugabilidad innovadora y un apartado sonoro impecable.

El juego fue desarrollado por Namco, contando con personalidades de la industria como Yoshiharu Gotanda (guión), Masaki Norimoto (diseño), y Motoi Sakuraba/ Shinji Tamura (música), y cuenta con un aspecto técnico muy superior para la época, incluye un tema cantado y voces para los hechizos y ataques más importantes, así como una trama fantástica llevada a cabo de manera muy similar a un animé, algo que le valió muchos elogios.

tales_of_phantasia_battle_screenshot

El sistema de combate, lo más innovador del juego ya que rompía con el estatismo de los RPGs por turnos más tradicionales, se denomina Linear Motion Battle System y presenta un aspecto similar al de los juegos de pelea bidimensionales. Allí, nosotros apretamos el botón de golpe o el de habilidades, así como detener la acción para realizar invocaciones.

Además, Tales of Phantasia, y los siguientes juegos de la saga, incluían también una serie de elementos estratégicos, ya que nuestro control se limitaba a un personaje, mientras los tres restantes eran comandados por la Inteligencia Artificial a la que podíamos asignarle algunas opciones básicas como “Atacar constantemente”, “Estar a la defensiva”, y algunas más.