Análisis de Pokemón Platino, Nintendo DS

Pokemón Platino, la nueva entrega de los monstruos portátiles de Nintendo llegó a Nintendo DS con las novedades típicas que la compañía hace al sacar un nuevo título de la franquicia.

Platino se sitúa en la región de Sinnoh la misma donde trascurren los juegos de Diamante y Perla, y agrega algunas nuevas zonas y 7 nuevas criaturas que pueden ser obtenidas solo en este título, por lo cuál los verdaderos fanáticos no dudarán en adquirir el juego para cumplir la tan mentada premisa: “atrápalos a todos”.

154zyhg

A nivel gráfico y jugable, Pokemón Platino no ofrece grandes diferencias con sus antecesores, con escenarios coloridos y batallas muy adictivas a medida que entrenamos y mejoramos las habilidades de nuestras criaturas. Lo que sí resulta interesante es el aprovechamiento del motor tridimensional de la Nintendo DS para crear un escenario/puzzle que tenemos que atravesar para conseguir al pokemón de la portada, Giratina, y que incluye deambular por los techos y paredes de una cueva.

Se retoma el concepto de Frente de Batalla, un torneo paralelo que nos permite ir adquiriendo puntos intercambiables por diferentes objetos a lo largo de nuestra aventura. Además. Pokemón Platino cuenta con las opciones Wi-Fi que presentaban sus dos antecesores, aunque con mayor velocidad y algunos retoques.

En la Plaza Pokémon, accesible a través de los centros pokemón dispersos por Sinnoh, grupos de hasta 20 jugadores podrán participar en partidas multijugador. El intercambio de criaturas a través del GTS también es interesante, ya que permite participar de subastas de pokemónes determinados y realizar un seguimiento a través del E-mail o del sistema de mensajería de Wii.

En definitiva, Pokemón Platino ofrece mucha más diversión y horas de juego criando a uno de los emblemas de las consolas portátiles.

Vía: Centropokemon