Análisis de Grandia II, PS2, PC, SEGA Dreamcast 1/2

Game Arts vuelve a atacar con la secuela de uno de los RPGs más interesantes de la Saturn, que se hiciera popular gracias a la conversión en PS1 y que llega a la Dreamcast (otra consola de SEGA que terminaría fallando) para brindar una aventura inolvidable.

Lo primero que llama la atención de Grandia II, que además de salir en Dreamcast luego llegaría a PC y Play Station 2, es su cuidado aspecto gráfico. Colorido, fluido y muy similar a una serie de animación japonesa, con sus efectos de luces y magias, la Dreamcast demostraba que era una consola muy apta a nivel técnico, pero las campañas publicitarias y el poder de la PS2 terminaría hundiéndola.

39400_full

Volviendo a Grandia 2, es un RPG con combates dinámicos, pudiendo mover a los personajes a lo largo de la pantalla y hacer zoom en momentos especiales (magias, ataques). En las opciones de batalla podemos escoger entre ataques, magias, combos y estrategias, y disponer de nuestro equipo de la forma que más nos guste, acorde a nuestro estilo de combate.

La historia, más adulta que en el primer Grandia, cuenta sobre el conflicto entre dos dioses Valmar (malvado) y Granar (benévolo), que culminó con la victoria del segundo y la división del planeta en dos partes.

Los personajes principales son Ryudo (un mercenario con la misión de proteger a Elena), Elena (una cantante de la iglesia de Granas que debe llevar a cabo un rito para mantener el sello sobre Valmar) y Millenia (una joven de conductas muy agresivas).

A lo largo de la aventura se irán uniendo más personajes, y podremos descubrir nuevas combinaciones y poderes, ya que el mundo de Grandia 2 es bastante extenso y nos tomará varias horas descubrir los secretos escondidos de esta joya del rol en PS2, PC y SEGA Dreamcast.

Vía: Wikipedia